Ezine de divulgación literaria
Inmigrantes Mexicanos y descendientes en un mundo anglo-sajón, mantienen el orgullo chicano por medio de su  
identidad cultural expresados en la música, la literartura, el arte pictótico, etc. Pachucos y pochos.  





CULTURA CHICANA

Valores Culturales y Toma de Conciencia de Colonias Hispanas
Más Allá del Río Grande. Lea cuento chicano De sol a sol

chicanos emblemáticos Emblema del Orgullo Chicano
"El Movimiento Chicano" que nació a principios de la década de 1960, fue una protesta pacífica entre americanos de descendencia mexicana que promovió apoderamiento étnico. Redefinió las nociones de orgullo por la herencia mexicana y también desafió a las instituciones que practicaban la discriminación contra los mexicanos. Wikipedia
<
Pintura chicana
Arte chicano

MUSICA CHICANA

GRUPO YNDIO
Canción de gran éxito de la década de 1970 Click para escuchar canción:
Dame un beso y dime adiós

LA MIGRA
Canción de gran éxito de la década de 1970 Click para escuchar canción:
Ciriaco el mojado

Por varias razones, muchos chicanos en vía de asimilación total se percataron de que la norteamericanización implicaba una pérdida de sus valores culturales arraigados en su origen mexicano, es decir, un autoetnocidio que finalmente no conduciría a la aceptación total por parte de la población anglosajona dominante. Es aquí donde se presenta el síndrome del hijo pródigo, o sea, un cambio de actitud que conlleva una toma de conciencia, una revalorización y acercamiento de la imagen étnica y la cultura materna que había sido abandonada.

Para poder sobrevivir en un mundo de hegemonía anglosajona, el chicano hace un esfuerzo para mantener costumbres, idioma, canciones, mitos, cuentos, leyendas, etcétera, aunque su conducta se viste de heterogeneidad, evidente en las manifestaciones de cultura chicana y anglosajona que coexisten: "en algunas vecindades, donde los inmigrantes mexicanos han desplazado a los chicanos, ahora se fabrica una mayor variedad de pan típico aunque las panaderías mexicanas siempre existieron en East Los Ángeles. Específicamente, se ve más el pan de muerto, precisamente porque los mexicanos lo piden y los panaderos se dan cuenta de que su arte tiene una gran demanda."[i]

Por otro lado, la celebración de las quinceañeras es más común y las casas son pintadas de colores más llamativos y contrastantes (siguiendo el esquema de colores del mexicano); en los jardines es muy común encontrar estafiate, hierbabuena, anís, manzanilla, ruda, romero y otras yerbas medicinales.

En la mezcla de culturas chicana y anglosajona se juegan "Listones" y "Doña Blanca" al igual que "Ring around the rosies", y se escucha "pim, pon papas" y "tin marín de do pin güe" con "One potatoes, two potatoes" y "Ennie, meani, minee, mo"; "A la vívora, víbora de la mar" con "London Bridge". Paralelamente se escucha la leyenda de la White Lady con la de La Llorona, de la cual se dice que aparece en algunos lagos de parques municipales.[ii] A los niños se les dice que el conejito de Pascua (Easter Bunny) traerá los huevos decorados; que Santa Claus entregará los regalos de Navidad, y que un diente de leche caído se avienta en dirección al Sol, al tiempo que se pide un deseo.

En los cumpleaños se cantan "Las Mañanitas" o "Happy Birthday" y se quiebra la piñata. "En cuanto a las bodas, algunos chicanos se casan vestidos de charros, otros de smoking y se decoran los carros de los novios y de los padrinos con flores artificiales. En la recepción, se escuchan mariachis o grupos jarochos. En otras ocasiones sólo se escucha música salsa, disco o punk. El baile del dólar es muy común y las canciones predilectas de los novios son: Angel Baby, That’s all y It’s imposible."[iii]

El pachuco, fenómeno sociocultural de la década de los años cuarenta, influyó bastante en los jóvenes chicanos de aquella época, quienes copiaron vestimenta, peinado, forma de bailar, etcétera. Fue tan profundo su impacto, que incluso tuvo una gran influencia en la juventud mexicana de los años cincuenta, quienes al igual que los anglosajones, imitaban su rebeldía. Un ejemplo de este tipo de transculturación entre la cultura chicana y la anglosajona, es la declaracion de Roy Orbison, cantante de esa época: "Now, at this time (1965) everybody was Elvis; it was just like the Beatles had hit any group that came along, it was ‘Hey, there go the Beatles’ We were all doing the same thing. We were wearing pegged pants, duck-tailed haircuts. That was mostly a Spanish (pachuco) influence in West Texas."[iv]

En el pensamiento chicano es posible encontrar muchas creencias vitales, perspectivas históricas y conceptos culturales derivados de la vida intelectual y popular mexicana. Conceptos eminentemente chicanos como Aztlán, Flor y Canto y Quinto Sol, entre otros, así como la perspectiva histórica dominante, según la establecieron los portavoces chicanos entre 1967 y 1972, atestiguan un proceso lento y continuo por recobrar lo mexicano.[v] De acuerdo con este autor, en la visión histórica de los chicanos se hacen evidentes conceptos tomados de Octavio Paz, José Vasconcelos, Miguel León Portilla, David Alfaro Sequeiros, Diego Rivera, José Clemente Orozco, el Dr. Atl y, obviamente, el grabador José Guadalupe Posada.[vi]

La historia de México entró dramáticamente en el pensamiento chicano en 1967, con el poema épico Yo soy Joaquín/I am Joaquín de Rodolfo Corky González, ya mencionado con anterioridad, texto que fue fundamental para la búsqueda de la identidad chicana durante dos décadas.[vii]

Posteriormente, en 1972 apareció un libro que fue básico y muy importante: Aztlán: Anthology of Mexican American Literatura, editado por el dramaturgo chicano y fundador de El Teatro Campesino, Luis Valdez en coautoría con Stan Steiner, cuya introducción resume el pensamiento chicano de aquellos años.[viii]

En la literatura, Pocho (1959) de José Antonio Villarreal y Chicano (1970) de Richard Vázquez, por mencionar sólo dos obras, utilizan el tema de la Revolución Mexicana, así como el fenómeno de la migración de trabajadores mexicanos a Estados Unidos con todas sus consecuencias. No cabe la menor duda que Pocho está inspirada también en el Retrato de un artista adolescente de James Joyce y en You can’t go home again de Thomas Wolfe. De hecho fue en 1967 cuando Octavio Ignacio Romano, Herminio Tríos y otros fundan la casa editorial Quinto Sol Publications en Berkeley, California, y elaboran la revista El Grito. Dos años después, en 1969, Quinto Sol Publications saca la primera y muy mexicanista antología de literatura contemporánea chicana: El Espejo: The Mirror y, ese mismo año, en Denver, Colorado, la Crusade for Justice, organización que dirigía Corky González, organiza la primera reunión anual de la juventud chicana, donde se ratifica El Plan Espiritual de Aztlán, un manifiesto "cuyo modelo fue el manifiesto que en 1922, elaborado por David Alfaro Siqueiros que envió al Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Revolucionarios de México."[ix]

En 1970 se fundó en la Universidad de California, Los Ángeles, una revista chicana con el nombre de Aztlán, cuyo primer número fue publicado en inglés y español, divulgando el Plan Espiritual de Aztlán. Es una publicación muy importante porque contiene el primer guión de periodización y la primera bibliografía de historia chicana.

El concepto prehispánico que más ha influido en la cosmovisión chicana es el que fue tomado de Aztec Thught and Cultura, versión inglesa de La filosofía del pensamiento náhuatl de Miguel León Portilla, publicado en 1963 por la Universidad de Oklahoma; Aztlan: Chicano Journal of the Social Sciences and The Arts abrió nuevas perspectivas, siendo catalogada como la más importante de las revistas chicanas.

La cultura popular mexicana inspiró, en gran parte, a El Teatro Campesino de Luis Valdez, fundado en Delano, California, en 1965, para apoyar la lucha de César Chávez en la creación de un sindicato de jornaleros agrícolas. Tanto para chicanos como para mexicanos, las grandes civilizaciones prehispánicas guardan importancia artística y cultural. Mas, para los chicanos, los centros ceremoniales y las pirámides de Teotihuacán, Chichén Itzá, Uxmal y Palenque constituyen símbolos de la sobrevivencia indígena en el presente, manifestaciones de una herencia espiritual y artística, depositarios de la grandeza mexicana antes de la llegada de los españoles. Pensadores y creadores chicanos incorporan a su reflexión las visiones míticas, leyendas y cosmología nahua sobre todo, y cuentan entre sus héroes predilectos a figuras históricas y dioses aztecas como Nezahualcóyotl y Cuauhtémoc, a Quetzalcóatl, la Coatlicue, Tonatiuh, Huitzilopochtli, etcétera.[x]

La veneración de los chicanos por el mundo precolombino se explica fácilmente. El Movimiento Chicano fue, por encima de todo, una búsqueda por los orígenes históricos y las raíces de su herencia mexicana. El remontar su nacimiento a la etapa prehispánica fijó, como creencia vital en el pensamiento y espíritu de los chicanos, la idea de que sus antepasados poblaron las tierras del Nuevo Mundo mucho tiempo antes que los europeos, particularmente antes que los anglosajones quienes tipificaron a mexicanos y chicanos como extranjeros en la tierra de sus antepasados.

El deseo de los chicanos por conocer la historia y la cultura de México los condujo, a fines de los años sesenta a fundar centros culturales en donde se impartían cátedras sobre la historia, cultura y artes de México, como fue El Centro Campesino Cultural fundado por Luis Valdez en 1967, en Del Rey, California. Es muy probable que La Casa del Obrero Mundial, fundada por el Dr. Atl, sirviera como modelo e inspiración para los centros culturales chicanos.

Por su lado, la intercambiabilidad entre la cultura chicana y la anglosajona se puede detectar más fácilmente en la poesía que ha llegado a una altura impresionante. La poesía bilingüe o binary phenomena[xi] es un género en el que se emplea una calculada distribución de inglés y español para elaborar y apurar un mismo poema hasta su finalidad, que no emerge hasta los años sesenta ya en pleno Renacimiento cultural chicano.[xii]

SENSE PERCEPTION
Axel Ramírez [xiii]

Your body
Like hell or heaven
hipnotizado de ternura
consumiéndose en la noche.
Tus senos como camaleones
teardrops of anguish
y de hechizos
mountains of love and pain.
Let me walk alone again
rompe-cadenas
empty brown soul
estigma de tus labios.
Mirrors inside mirrors
el habla simbólica de tu pecho
the spirit of chicanism
¡qué horrible es el grito del parir!


El fenómeno binario se presenta más que nada porque el chicano es poseedor de un bivisualismo, ya que existen ocasiones en que enfocan desde dos perspectivas una realidad determinada, a decir de Tino Villanueva dicho fenómeno se genera a partir de un bisensibilismo, que ha sido creado por la circunstancia bicultural. Es decir que, como ciudadanos norteamericanos de estirpe mexicana, claro está que nos movemos entre dos culturas: la de la intrahistoria, o sea, la heredada, que a diario seguimos mamando del seno del hogar; y la otra, la oficial, la que formula nuestra vida educativa y que rige nuestro comportamiento profesional de acuerdo con las tradiciones y las leyes anglosajonas-norteamericanas.”[xiv]

Hay que comprender que la cultura es un proceso dinámico al que afectan la difusión y la innovación para producir un cambio cultural. La difusión ocurre cuando un patrón o idea de la cultura cambia de una sociedad a otra; quizá los portadores de determinadas pautas culturales sean capaces de transferirlas sin demostrar su uso. En cualquier caso, el rasgo debe ser modificado por la sociedad receptora que lo adapta a su uso, le otorga una nueva etiqueta y lo fija con los demás patrones existentes. La innovación a su vez, ocurre cuando un individuo descubre a otros en la sociedad que no había visto ni entendido, o genera un nuevo artículo o idea que no había experimentado antes.[xv]

El origen de la mayoría de los cambios culturales es la interacción entre dos diferentes culturas y el cambio no constituye simple y llanamente un intercambio de pautas culturales, sino que involucra relaciones muy complejas entre las instituciones de ambas sociedades. Los chicanos, en su búsqueda de identidad, han llegado a crear un ser bilingüe-bicultural con una alta capacidad de desplazamiento en dos culturas, como producto de una nueva frontera.

Entiéndase, en fin, que como estadounidenses vivimos en un país que en la actualidad se coloca en cuarto lugar en el número existente de hispanohablantes. Si entendemos, pues, que nuestra sensibilidad se ha desarrollado entre dos culturas; que amén de ser hispanohablantes e hispanoactuantes somos también angloparlantes y angloactuantes, y que es de esta circunstancia de donde brota la expresión de cada día, y que también de ahí surgen las asociaciones verbales y las dos sintaxis.[xvi]

La cultura chicana es aplicable a la comunidad porque representa utilidad y valor para los chicanos; constituye una fuente de conciencia y orgullo y revierte el proceso de norteamericanización propiciando un cambio político, social y económico, desafiando lo que hasta hace poco había sido la norma, pero generando mayores esperanzas para la gente de Aztlán.

NOTAS:
  • [i] Miguel Domínguez, “Un panorama del folklore del Este de Los Angeles”, en Foro Interamericano: La Cultura Popular y la Educación Superior, Universidad de Colima, Colima, 1981, p. 33.
  • [ii] Ídem.
  • [iii] Ibid.
  • [iv] Tino Villanueva (comp.), Chicanos: Antología histórica y literaria, colección Tierra Firme, FCE, México, 1980, p. 22.
  • [v] Eliud Martínez, “Aspectos de lo Mexicano en el pensamiento chicano”, mimeografiado, s/f, s/e, p. 2.
  • [vi] Ídem
  • [vii] Ibid.
  • [viii] “Introducción: La Plebe”.
  • [ix] Eliud Martínez, op. cit., p. 6.
  • [x] Eliud Martínez, Ídem., p. 10.
  • [xi] Phillip D. Ortego, citado por Villanueva, op. cit., p. 53.
  • [xii] Ídem.
  • [xiii] Axel Ramírez, Sense perception, Humanidades, UNAM, México, 13 de junio de 2001, p. 2.
  • [xiv] Tino Villanueva, Ídem.
  • [xv] Serena Nanda, Antropología cultural; adaptaciones socioculturales, Wadsworth Internacional/Iberoamérica, México, 1982, p. 24.
  • [xvi] Tino Villanueva, op. cit.

Tomado de: www.xoc.uam.mx


arriba
ARRIBA