Orión - ezine de divulgación literaria
Flora Tristan - Luchadora social por los derechos de las mujeres en el siglo XIX - feminismo  
Flora Tristán inició las luchas sindicales en defensa de los obreros explotados.  


MAS ENSAYOS:
Rolando Sifuentes
Internet Evoluciona

r.s. muñoz
Teatro Moderno

r.s. muñoz
La Verdad sobre Celulares

Rolando Sifuentes
Cambio Climático y Globalización

Héctor Rosas Padilla
La Educacion en Estados Unidos

Rolando Sifuentes:
Lectura y Salud Mental

Rolando Sifuentes:
Historia del Primer Ministro

Anónimo:
Hacer una monografía en 7 pasos

Angela Dawson-Field:
Picasso y el Arte Moderno


Escribir Series Juveniles


Escribir Series Juveniles II


Lectura y Televisión

Maia:
Mother's guide - gratis e-book


Mitos sobre la Literatura Infantil

Patricia Hawke
Escuela sin Libros

Kamal Kumar
Escribir Letra de Canciones

Tony Davis
Las 7 Leyes Universales

César Hildebrandt
Ecología - Extinción y Capitalismo

Sharon White
Escribir un Ensayo

Ailín Beitia
Internet y la Escuela

Rolando Sifuentes
Composición de un Ensayo

Rolando Sifuentes
Ensayo de Opinión - Concepto y argumentos

Cecilia Bustamante
Mujeres Intelectuales en el Perú

Sadie Chenton
La Lectura en Niños

Beryl Leavett-Brown
Nouveau Art

Juan Ramón Lodares
El Futuro del Español
Cultura Chicana
Nathaniel Long
Hip Hop - sus Canciones
Porfirio Mamani Macedo
Flora Tristán -Pensamientos
Mario Benedetti
Benedetti Ensayista
Daniel Kobialka
Música Meditativa
Maia
¡Alto a la Pedofilia!
Howard G. Charing y
Peter Cloudsley

Chamanismo en Los Andes
Wilma Melendez
Lo que Dice la Biblia
Andy Lipps
Historia del reloj



EL PENSAMIENTO DE FLORA TRISTAN

Porfirio Mamani Macedo

Flora Tristan
 
Es a partir de 1942 que la figura de Flora Tristan comenzó a salir del olvido, gracias al historiador Julian L. Puech quien sustentó su tesis doctoral en la Sorbona con el título : La vida y la obra de Flora Tristan, tesis que fue publicada en año siguiente. Sin embargo no hay que dejar de mencionar que, en la misma universidad, Irene Feyde había sustentado en1913 su tesis cuyo titulo fue : Flora Tristan, su vida, su acción social, trabajo que no hemos podido encontrar. Pero el gran redescubrimiento del pensamiento de Flora Tristan se sitúa después del movimiento de mayo de 1968, fecha a partir de la cual sus obras comenzaron verdaderamente a ser reeditadas. Su pensamiento fue puesto al día por la iniciativa de Stéphane Michaud, organizador del primer «Coloquio Internacional Flora Tristan», realizado en Dijon, en 1984, a la ocasión del 140 aniversario de su muerte; y tambien el reciente coloquio "De Flora Tristan a Mario Vargas Llosa: dos siglos de relaciones literarias, Europa Latina- América Latina", realizado en el mes de junio del 2003, en la Maison de l’Amerique Latine, en Paris.

Viajando al Perú en 1833 para reclamar la herencia de su padre, Flora Tristan no sabía que este viaje se iba a transformar para ella en un formidable desafío que no terminará sino el día de su muerte el 14 de noviembre de 1844. Hay que señalar desde un principio el corage de esta mujer que no duda en iniciar una travesía de cinco meses, sabiendo que ella era la única mujer a bordo. Podemos decir que este viaje será muy determinante en la orientación de sus ideas y de su vida que desde ese momento ella dedicará enteramente a la causa de los excluidos de la sociedad. Es en Peregrinaciones de una Paria(1838) donde nos relata la historia de este viaje, y los pensamientos que son caros a ella. Este libro, lejos de darle felicidad, le hará perder la poca pensión que su tío don Pio de Tristan, le había dado en lugar de la herencia, puesto que él la consideraba como hija ilegítima de su hermano.

Para comprender mejor el pensamiento de Flora Celestine Théreses Hanriette Tristan de Moscoso, es indispensable conocer el curso tormentoso de su vida. Nació el 7 de abril de 1803, del peruano Mariano Tristan de Moscoso y de la francesa Thérèse Laisnay. Después de la muerte prematura de su padre, cuando ella apenas tenía 4 años, vive con su madre en las afueras de Paris. En 1820, a la edad de 18 años, encuentra un trabajo como obrera en un taller de tipografía de André Chazal, con quien se casará el 3 de febrero de 1821. Es a partir de este matrimonio desgraciado que Flora Tristan comenzará a resentir sus primeros sufrimiento como mujer, sufrimientos a los cuales ella no se resignará jamás. Hay que subrayar que ella no deseo ese matrimonio, y que después, reprochará a su madre por haberla empujado a compartir la vida de André Chazal, con el único objetivo de escapar de la pobreza y salvar su honor. Hay que precisar que el hecho de que el matrimonio de sus padres no fuera reconocido por la ley francesa, y que ella, era considerada en consecuencia como hija ilegítima, la había hecho perder un buen partido, antes de ser pedida en matrimonio por su futuro esposo. Ese será el primer golpe que le dara la sociedad. Después, la persecución de su marido cuando ella se separa de él, el rechazo de su familia peruana de reconocerla como hija legítima y el no haberle dado la parte de herencia que le corespondía por derecho, la empujan a revelarse y a constituirse paria, como ella misma se define. Entonces ella se pone del lado de los excluidos de la sociedad.

Partiendo de sus experiencias, Flora Tristan, no tardará en darse cuenta, de que el acogimiento reservado a los extranjeros, estaba deteriorado en esa sociedad moderna en plena era de industrialización, que arrastra al hombre hacia un individualismo que ella no duda en llamar egoismo. Su análisis de la sociedad no quiere ser el de una socióloga, sino el de una simple observadora que atestigua de las consecuencias nefastas de desarrollo a los que ella asiste. Con el fin de combatir la subida del individualismo, propondrá varias soluciones, como la unión de los individuos, la unión de las mujeres o la unión de los obreros, pero también los intercambios internacionales que permiten de hacer avanzar el progreso social.

Para las mujeres extranjeras, ella propone la creación de una Asociación que tendrá por objetivo la de ayudarlas a integrarse en la sociedad según sus diversas competencias. De este proyecto, que desgraciadamente no desembocará en una realización concreta, quedará al menos los principios definidos por Flora Tristan, que serán retomados por asociaciones que más tarde iniciarán las misma idea en favor de los extranjeros. Para lo obreros, ella deja una gran herencia, su Unión obrera (1834), obra en la cual denuncia con convicción y determinación los abusos y las injusticias que soportan las obreras y los obreros, por quienes ella luchará hasta su muerte que la interrumpe en su vuelta a Francia. Las mujeres recibirán también en herencia las ideas de Flora Tristan en favor de la emancipación y del combate de los prejuicios de la sociedad. Es así que Flora Tristan quiere absolutamente permitir a las mujeres de todo ver y de todo saber, único medio para llegar a ser igual que los hombres.

Flora Tristan está persuadida que la mujer, gracias a sus cualidades que le son propias, puede jugar un rol importante en el progreso social en Francia como en el extranjero. Es consciente que por la educación que se le prodiga a la mujer en la primera mitad del siglo XIX, no puede hacer competencia con los hombres en el dominio de la ciencia, pero ella puede en desquite contribuir al progreso de la sociedad en lo que concierne a las costumbres. Ella busca por todos lo medios a demostrar la utilidad de la mujer en el desarrollo positivo de la sociedad. Hay que tomar en consideración que en el siglo XIX, la mujer no solamente era considerada como extraña, sino también como extranjera cuando ella se casaba, por el hecho de la coacción exogámica, puesto que ella viene de otra parte, es decir de otra familia. La mujer aparece como un ser del lado de la naturaleza, de la "salvajería", mientras que la cultura estaba puesta bajo el signo de la masculinidad. La mujer estaba entonces considerada como un ser inferior, como nos lo explica la señora Nikitine en su artículo La pretendida inferioridad de la mujer, publicado en 1888 en la revista Reforma Económica. Inspirándose de las ideas del Comte Henri de Saint Simon, Charles Fourier et Prosper Enfantin que Flora Tristan pondrá todo en obra para hacer salir a la mujer de su condición de paria y hacerla participar en la vida activa en la evolución de la sociedad.


París, junio de 2003, ©:Porfirio Mamani Macedo
Porfirio Mamani Macedo (Arequipa, 1963 -), doctor en Letras y abogado; es profesor en la Universidad de Ricardie Jules Verne, Francia.
Mamani Macedo tiene en su haber varios libros de poesía, cuento y ensayo en idiomas francés y español. Actualmente está preparando un nuevo trabajo sobre Mariano Melgar. Ir a blog del autor



arriba
ARRIBA