Orión - ezine de divulgación literaria

LECTURA Y SALUD MENTAL

Leer obras literarias en nuestros ratos libres, cuentos, poemas,
ensayos son buenos para nuestro entretenimiento y para mantener
saludable nuestra salud mental. El símil en poesía y las imágenes,
desarrollan nuestra imaginación. Leer en nuestros ratos de ocio.

LECTURA RECREATIVA: POESIA, CUENTO Y ENSAYO

Rolando Sifuentes

Cuenta cuentos Hoy en día, con el trajín de la vida moderna, hemos dejado un poco la vieja costumbre de leer en nuestros ratos de ocio, y la cosa empeora con la opción de la televisión como entretenimiento. ¿Pero cuan importante es la lectura? La respuesta es que la lectura es muy importante; aparte de entretenernos y darnos la oportunidad de aprender algo, nos ayuda a mantener sanas las neuronas de nuestro cerebro.

Así como nuestro cuerpo necesita ejercicios para flexibilizar los músculos y evitar que se atrofien, igualmente el cerebro necesita hacer gimnasia para que no le suceda lo mismo. La gimnasia consiste simplemente en que al leer las creaciónes literarias, sean poemas, cuentos, novelas, o ensayos, estos despierten la imaginación en el lector.
¿Cuál es el motivo más importante para leer? ¿Por qué lee la gente? Según parece, leemos para informarnos sobre las últimas noticias, para aprender algo. Pero aquí estamos hablando de las lecturas en la hora de ocio; es aquí donde incidimos en dar importancia a la idea de leer piezas literarias para hacer trabajar al cerebro. La lectura puede estar en papel impreso o formato electrónico
¿Y por qué temerle a la televisión que es entretenida, se apodera de nosotros durante horas y no nos cansa? Pues porque allí no empleamos la imaginación debido a que la imagen y el sonido entran por ojos y oídos, entonces no queda mucho trabajo para el cerebro. En cambio con la lectura todo lo recogemos con la vista y debemos procesar las palabras en el cerebro para convertirlas en imágenes.

POESIA

La poesía está llena de imágenes a las que debemos “visualizar” por medio de nuestra imaginación. Hay que aprender a reconocer las imágenes, no importa que no comprendamos mucho el poema, será bastante si captamos las imágenes. Veamos por ejemplo la primera estrofa del poema El Caballo o la Piedra del poeta peruano Alejandro Romualdo:

Hay un enorme parecido entre un caballo y una piedra.
La piedra que disparó David era tan bella como un
Caballo de circo. La piedra pulida por la erosión reluce
Como la piel de un caballo al sol.

Note que en esta estrofa hay dos símiles*. El símil es una comparación y se le puede reconocer porque utiliza la palabra como. En el primer símil La piedra que disparó David era tan bella como un caballo de circo debemos hacer un esfuerzo para visualizar como es que el poeta compara la piedra lanzada por David con un caballo de circo. Hay que pensar un poco. Nos imaginamos que el poeta equipara a la piedra lanzada por David contra Goliat, con lo que él considera la belleza del caballo de circo que vio en su niñez y lo mantuvo en su retina mientras vivió ¿Como fue ese caballito? Haga memoria y recuerde como era algún caballo de circo que vio en su niñez. Los caballos siempre son iguales: en la niñez del poeta y la de uno mismo, lo que vale es que sea de circo y haberlo visto trabajar. Una explicación a esta figura es algo subjetiva, cada lector tiene la suya propia, y es posible que ninguna opinión de los cientos de personas que hayan leído el poema coincida una con otra. Y también es posible que ni el autor hubiera podido explicar la comparación que hizo, y ante la pregunta pudo haber contestado, así lo siento y nada más. Pero hemos ejercitado nuestra imaginación y nuestra memoria con el ejemplo de esta estrofa.

CUENTO

El cuento es una buena elección para una lectura recreativa porque es texto corto (en comparación con la novela) y podemos leerlo de un tirón. Hay que tener presente que el cuento es, principalmente, una pieza de entretenimiento; pero de él también podemos aprender algunas cosas de la vida que nos servirán como bagaje de experiencia mientras avanzamos por la vida. Existen dos grandes grupos de cuento: tramados y sin trama. Los más fáciles de entender son los cuentos con trama porque son dramas basados en el conflicto de un protagonista y un antagonista, y el final puede ser feliz o no, ejemplo: “Día Domingo” de Vargas Llosa. En este tipo de cuento el protagonista quiere tener algo o busca hacer algo o quiere ser alguien de importancia en lo personal. En Día Domingo el personaje principal quiere tener a una chica de quien se ha enamorado.
En cambio el cuento sin trama es más difícil de entender, por ejemplo, los cuentos de Jorge Luís Borges, Julio Ramón Ribeyro, Juan Rulfo, etc. Estos cuentos, la mayoría de las veces, no contienen conflicto entre un protagonista y un antagonista. A veces el antagonista está dentro del mismo protagonista, y es una lucha interior. Otras veces el antagonista es la sociedad y hay además una cuestión ideológica. En algunas ocasiones el autor sólo quiere hacer sentir en el lector alguna emoción (amor, temor, odio, celos, orgullo, admiración, piedad, etc.). Si usted al leer un cuento no encuentra una acción y le parece plano, pero sí siente cierta admiración o compasión por el personaje, pues eso es todo, el cuento ha cumplido con su cometido.
Así fue planeado el cuento Banda de Pueblo, del escritor ecuatoriano José de la Cuadra, para impresionar al lector. El personaje principal en este cuento es Cornelio Piedrahita, hijo del hombre que toca el bombo. El muchacho es un rebelde, tiene la creencia que no merece esa situación de miseria en la que viven, falsamente cree que ello se debe a su padre y al bombo. Cornelio enfila toda su rabia al padre y al bombo. La situación empeora a medida que la enfermedad del padre se agrava.
Casi al final del cuento el padre está al borde de la muerte y es allí cuando el muchacho recapacita, se da cuenta de la importancia de tener un padre, deja de lado su errada idea sobre el padre y el bombo y empieza a pensar mejor de ellos. Cuando el padre muere ya el muchacho ama al bombo e inclusive empieza a tocarlo sin que nadie le ordene. Cornelio se integra a la banda tocando el bombo en reemplazo de su padre muerto.
El cuento despierta en el lector piedad y a la vez admiración hacia el muchacho por haberse recuperado y dado cuenta de su grave error. El hecho de que un personaje, errado en su creencia, sea capaz de retomar la idea correcta tiene mucho valor en un cuento.
Otro buen escritor al que hay que tomar en cuenta en este tipo de cuentos es Antón Chejov, maestro del cuento de atmósfera. Veamos su cuento La Boticaria en el que retrata a una triste y hermosa boticaria que quiere ser feliz y no puede. Ella está aplastada por el sistema, por la incomunicación, las costumbres y convencionalismos sociales a los que hay que respetar.
Chejov transmite en sus cuentos el hastío, la futilidad de la vida y la falta de comunicación entre nosotros. En este cuento podemos ver exactamente como es la angustia de un querer.

ENSAYO

El ensayo literario, es más informativo y está casi en los linderos del artículo periodístico. El ensayo transmite la opinión del autor sobre algún tema específico, al comienzo plantea un tema, lo desarrolla y al final da una conclusión. De modo que en nuestros ratos de ocio, dejemos descansar al televisor y cojamos nuestro libro o revista para entretenernos con alguna historia, poema o ensayo, y ya sabemos que al hacer esto, aprendemos algo de la vida y ayudamos a nuestras neuronas a mantenerse en buena forma.

NOTAS:
* Símil: Figura que consiste en comparar expresamente una cosa con otra, para dar idea viva y eficaz de una de ellas.



Arriba
ARRIBA