Orion - ezine de divulgacion literaria

Cuento atmosférico y policial por Edgar Allan Poe

Poe fue el creador del cuento moderno en el siglo XIX

Vestidos para novias variados modelos y colores
A-line V-neck Chiffon Ruffles,flowers Bridsmaid Dress - $79.00
Vestido de novia chifon - moda mundial
compre por Internet fácil


MAS CUENTOS:

La tarifa larga distancia más barata del mercado
Cheap calls to US
llamar a celular o teléfono fijo
Telefonía vía Internet
Click para regístrese y llamar

Agregar a favoritos
AddThis Social Bookmark Button - Click para agregar

EL CORAZON DELATOR

Edgar Allan Poe

Vivo retrato de la locura pintado por el mejor exponente  
del cuento atmosférico en el siglo XIX  

Edgar Allan Poe¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, y aun estoy terriblemente nervioso. ¿Acaso piensan ustedes que estoy loquito? La enfermedad agudizó mis sentidos en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que podía oírse en la tierra y en el cielo, también escuché muchas cosas en el infierno. ¿Entonces, cómo puedo estar loco? Escuchen... observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Me es imposible decir cómo aquella idea me entró en la cabeza por primera vez; pero, una vez concebida, me acosó noche y día. Yo no perseguía ningún propósito. Ni tampoco estaba colérico. Quería mucho al viejo. Jamás me había hecho nada malo. Jamás me insultó. Su dinero no me interesaba. Me parece que fue su ojo... ¡Sí, eso fue! Tenía un ojo semejante al de un buitre... Un ojo celeste, y velado por una tela. Cada vez que lo clavaba en mí se me helaba la sangre. Y así, poco a poco, muy gradualmente, me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquel ojo para siempre.

Presten atención ahora. Ustedes me toman por loco. Pero los locos no saben nada. En cambio... ¡Si hubieran podido verme! ¡Si hubieran podido ver con qué habilidad procedí! ¡Con qué cuidado... con qué previsión... con qué disimulo me puse a la obra! Jamás fui más amable con el viejo que la semana antes de matarlo. Todas las noches, hacia las doce, hacía yo girar el picaporte de su puerta y la abría... ¡oh, tan suavemente! Y entonces, cuando la abertura era lo bastante grande para pasar la cabeza, levantaba una linterna sorda, cerrada, completamente cerrada, de manera que no se viera ninguna luz, y tras ella pasaba la cabeza. ¡Oh, ustedes se hubieran reído al ver cuán astutamente pasaba la cabeza! La movía lentamente... muy, muy lentamente,

Leer resto de cuento
El corazón delator



LOS ASESINATOS EN LA CALLE MORGUE


Cuento Policial, misterio y de suspenso

Edgar Allan Poe


Ya te he dado un ejemplo sobre las extraordinarias cualidades de la mente de mi amigo C. Augusto Dupin1.
Durante buena parte de la primavera y parte del verano de 18.., él y yo compartimos una casa en Paris, en el tranquilo barrio de Fauburg San Germán. En esa época teníamos la costumbre de permanecer en la casa la mayor parte del día, y al empezar el crepúsculo, hacer un larga caminata bajo las desfallecientes luces y sombras de la ciudad. Nos daba un gran placer ese simple hecho de caminar. Como les decía, era al obscurecer o bien en plena noche cuando la mente de Dupin era más activa, el poder de su razonamiento era más poderoso, y su habilidad de observación más aguda.
Una noche, por el este de la ciudad, caminábamos por una calle terrosa. Al parecer, ambos estábamos en una profunda meditación, porque ninguno de los dos, desde hacían unos quince minutos, no proferíamos palabra alguna. De repente Dupin rompió el silencio y dijo:
-El es un tipo pequeño, es verdad, creo que estaría mejor en una obra más ligera.
-No hay duda de eso- contesté sin pensarlo mucho; al comienzo no me di cuenta cuan extraño era el hecho de que Dupin conociera mis pensamientos. Pero un momento después, empecé a sentírme aun más asombrado.
-Dupin- le dije algo serio- no entiendo bien esto. No puedo creer lo que han escuchado mis oídos ¿Cómo es que supiste que yo pensaba en...- paré allí para ver si él completaba mi pregunta, y así lo hizo....

Leer resto de cuento
Asesinatos en la Calle Morgue



Edgar Allan Poe (1809 - 1849), narrador y poeta norteamericano muy importante porque con él se inicia el cuento moderno tal como lo conocemos hoy. A la edad de 24 años ganó un concurso literario con su cuento "Manuscrito hallado dentro de una botella". Sus más famosos cuentos son: La caida de la Casa Usher, Los asesinatos de la Rue Morgue y El corazón delator. Su poema más famoso es El Cuervo, publicado en 1845. En 1849 muere en Nueva York, sumido en la misera y abandono total debido a su dependencia al alcohol.


El Corazón Delator

Análisis del cuento "El Corazón Delator"
Cantidad de palabras: 2140
Formato: Contado en primera persona, tiempo pasado.

El corazón delator es uno de los cuentos más famosos de Poe, a veces es usado también en el teatro para presentarlo como un monólogo. La cuentística de Poe se caracteriza por su fuerte ambientación en la que se infunde temor a sus lectores. Poe no solo fue maestro del cuento atmosférico y del misterio, sino que también fue uno de los iniciadores de las historias policiales y de detectives, (Asesinato de la Rue Morgue).
La ambientación es uno de los elementos más importante del cuento y también de la novela modernos. Pero cuando esta ambientación está muy cargada se dice que el cuento es atmosférico, esto es que no importa mucho la trama, el personaje actúa influenciado por esa ambientación. En este cuento la atmósfera que rodea al narrador es terriblemente sombría y está influenciada por las fobias del personaje, lo que crea un terrible temor en el lector, que espera un desenlace x de acuerdo a sus elucubraciones.
Este tipo de cuentos tuvo su apogeo a mediados del siglo XIX, con Pushkin, Poe y Gogol. De los tres narradores, fue Poe su mejor exponente. En este tipo de cuento lo más importante es la acción/reacción del personaje principal, la manera como reacciona a su ambiente físico de modo que se vaya creando en el lector una sensación que puede ser de vacuidad, desesperación o grandeza y también un sentimiento de cierto temor previendo un negro destino para el personaje principal.
En escritores como el ruso Anton Chejov, que también es maestro del cuento atmosférico, se nota en sus cuentos la sensación de futilidad y desesperanza que nos produce como por ejemplo en el cuento La Boticaria. Otro maestro de las historias atmosféricas es el uruguayo Horacio Quiroga, quien frecuentemente toma el tema de la muerte para sus relatos. En el cuento A la Deriva se crea una fuerte atmósfera de soledad, de pequeñez del hombre ante la naturaleza y se vislumbra una inminente derrota del hombre que desafío a la naturaleza, y el temor nuevamente se hace presente.
Poe se caracteriza además por su inclinación hacia lo terrorífico, crea una sensación de temor en el lector y lo mantiene en suspenso. En El corazón delator, el lector cree hasta casi el final que el personaje principal (que viene a ser un anti-heroe), parece que se va a salir con la suya, porque el crimen es casi perfecto, pero Poe le da un giro inesperado: se descubre que el personaje principal realmente está loco. Los lectores quedamos malparados con este final pues habíamos creido que el narrador no lo estaba. El narrador cae por su propia culpa, y la causa para este giro es que nos damos cuenta que el narrador tiene un trastorno mental: está loco y debe ir al manicomio, y el lector acepta este final y se siente satisfecho porque es verosimil.


Análisis del cuento "Los asesinatos en la calle Morgue"
Cantidad de palabras: 7639
Formato: Contado en primera persona, tiempo pasado, el narrador no es el actor principal.

Arthur Conan Doyle fue el primer y más aprovechado seguidor del narrador norteamericano Edgar Allan Poe (1809 - 1849) padre del cuento policial, de misterio y terror. Poe fue el creador del primer detective de la literatura universal: el detective francés Auguste Dupin, secundado por un amigo fiel de quien no se conoce el nombre pero que acompaña al detective a lo largo de la historia.
En este cuento, Conan Doyle introduce al detective que más tarde se convertiría en el más famoso sabueso de la literatura policiaca: Sherlock Holmes, dueño de un gran conocimiento de la mente humana, y famoso por sus muy sesudas deducciones que siempre lo llevan a descubrir la verdad.
Al igual que el detective francés de Poe, Sherlock Holmes aplica su lógica para cada caso que cae en sus manos. "Un caso de identidad" contiene una trama bastante sencilla y su tema es algo vulgar, casi no hay acción pues todo se resuelve con la mente brillante de Sherlock Holmes. Trata la trama de que Holmes debe solucionar las tribulaciones de una joven rentista y simpática, quien acude donde el detective para que halle a su novio repentinamente desaparecido, por tanto no hay una emocionante acción como es acostumbrado en este tipo de historias, sino admiración por las investigaciones del detective que lo hace todo, en el tiempo cronológico, solo desde su casa, claro que en el tiempo histórico, se menciona que él (Holmes), ha ido a varios lugares en busca de información, esto también lo hizo antes Edgar Allan Poe en Los Asesinatos de la Calle Morgue.
Para otro autor, la trama de este cuento hubiera servido de pretexto para escribir sobre un vulgar caso de infidelidad, sin embargo Conan Doyle convierte el nimio caso en un importante argumento de desaparición e investigación, siempre contando con los amplios conocimientos sobre la mente humana de Sherlock Holmes, y también contando con su fiel amigo, el doctor Watson, quien aporta la contraparte en una discusión sobre posibles motivos y actos de los actores del caso. El detective cuenta, o mejor dicho piensa en voz alta sus deducciones sobre la acción y los posibles motivos lo cual lo llevará a varias hipótesis para aclarar el misterio.
Después de Edgar Allan Poe y Conan Doyle, salieron otros autores, en su mayoría provenientes de países de habla inglesa, quienes crearon infinidad de detectives. Entre ellos están: la inglesa Agatha Christie (1890 - 1976), creadora del también famoso detective Hércules Poirot; los norteamericanos, Dashiel Hammett, creador del detective privado Sam Spade en su novela El Halcón Maltés de 1930; Raymond Chandler (1888 - 1950), autor de 7 novelas de detectives en las cuales hizo famoso a su detective privado Philip Marlowe.
Después de los nombrados arriba llegaron muchos otros novelistas quienes hicieron popular los libros de bolsillo con novelitas pequeñas que se leían en los buses, trenes y ratos de ocio.



Subir página
ARRIBA