Orión - ezine de divulgación literaria




F. SCOTT FITZGERALD

escritor norteamericano de la generación perdida. Fitzgerald es considerado como uno de los 4 grandes escritores norteamericanos del siglo XX. Su cuento Babilonia Revisited es ejemplo de trama donde el protagonista pierde

BABILONIA REVISITED
(cuento)

Charlie vuelve a París para reinvindicarse y reclamar lo suyo

París de 1929
Scott Fitzgeral Zelda
-¿Y dónde está Mr. Campbell? -preguntó Charlie.
-Se fue a Suiza. Mr. Campbell es un hombre muy enfermo, Mr. Wales.
-Lo lamento. ¿Y George Hardt? -averiguó Charlie.
-Ha vuelto a Norteamérica, fue a trabajar..
-¿Y dónde está El Pájaro de la Nieve?
-Estuvo aquí la semana pasada. De cualquier manera, su amigo, Mr. Schaeffer, está en París.
Dos nombres familiares de la lista de hace un año y medio. Charlie garabateó una dirección en su libreta y arrancó la página.
-Si ve a Mr. Schaeffer, déle esto -dijo-. Es la dirección de mi cuñado. Todavía no me he establecido en un hotel.
En realidad no lo desilusionó encontrar a París tan desierto. Pero el silencio que reinaba en el bar del Ritz era extraño y portentoso. Ya no era un bar norteamericano; se sintió cortés, y no como si le perteneciera. Eso había vuelto a Francia. Sintió el silencio desde el momento en que bajó del taxi y vio al portero, por lo general hundido en un frenesí de actividad a esa hora, chismorreando con un chasseur junto a la entrada de los criados.
Al pasar por el corredor escuchó una única voz aburrida en el baño de mujeres, otrora clamoroso. Cuando entró en el bar recorrió los seis metros de alfombra verde con la mirada clavada adelante, por antigua costumbre; y luego, con el pie afirmado en la barra, se volvió y examinó el salón, y sólo encontró un par de ojos que aletearon por encima de un periódico, en el rincón. Charlie preguntó por el jefe de mostrador. Paul, quien en los últimos días del alza de los valores de Bolsa iba a trabajar en su propio auto hecho de encargo, aunque desembarcaba de él, con la debida delicadeza, en la esquina más próxima.
Pero Paul estaba ese día en su casa de campo y Alix era quien le proporcionaba las informaciones.
-No, no -dijo Charlie-, en estos días he disminuido el ritmo.
Alix lo felicitó:
-Hace un par de años le daba duro.
-Me mantendré firme -le aseguró Charlie-. Hace ya un año y medio que me mantengo firme.
-¿Cómo está la situación en Norteamérica?
-Hace meses que no voy. Me ocupo de negocios en Praga, represento a un par de empresas de allí. No saben nada de mí.
Alix sonrió.
-¿Recuerda la noche de la despedida de soltero de George Hardt? -preguntó Charlie-. De paso, ¿Qué es de la vida de Claude Fessenden?
Alix bajó la voz confidencialmente:
-Está en París, pero ya no viene aquí. Paul no se lo permite. Acumuló una cuenta de treinta mil francos, con todo lo que bebía y los almuerzos, durante más de un año. Y cuando Paul le dijo por último que tenía que pagar, le dio un cheque sin fondos.
Alix meneó la cabeza con expresión de tristeza.
-No lo entiendo, tan buen tipo. Ahora está todo hinchado... -Dibujó con las manos una manzana regordeta.
Charlie contempló a un grupo de estridentes maricas que se instalaban en un rincón.
"Nada los afecta -pensó-. Las acciones suben y bajan, la gente holgazanea o trabaja, pero ellos siguen sin parar." El lugar le resultaba opresivo. Pidió los dados y jugó con Alix por la bebida.
-¿Se queda mucho tiempo, Mr. Wales?
-Estaré cuatro o cinco días para ver a mi hijita.
-¡Ahh! ¿Tiene una hijita?
Afuera, los letreros color rojo fuego, azul de gas, verde fantasmal, brillaban, humosos, por entre la lluvia tranquila. La tarde estaba avanzada y las calles en movimiento: los bistros resplandecían. En la esquina del Boulevard des Capucines, tomó un taxi. La Place de la Concorde pasó de largo en rosada majestad; cruzaron el lógico Sena, y Charlie sintió la repentina cualidad provinciana de la orilla izquierda.


Click aquí para leer el cuento completo



Lea también una teorización sobre el cuento universal en este mismo sitio Cuentos y cuentistas.



NOTA SOBRE EL AUTOR

Francis Scott Fitzgerald, (1896-1940), escribió cuentos novelas y al final también trabajó en Hollywood escribiendo guiones cinematográficos. Sus novelas no fueron bien apreciadas al comienzo y no le produjeron grandes ingresos como pretendía, fueron sus cuentos los que le aportaron buenas sumas de dinero para darse la gran vida. A partir de la mitad del decenio de los 40, recién se comenzó a valorar sus novelas, especialmente El Gran Gatsby. Ya para fines de la década de los sesenta es considerado al mismo nivel de los grandes escritores norteamericanos como Hemingway, Faulkner y Steinbeck.

Análisis del cuento "Babilonia Revisited"
Cantidad de palabras: 7200
Formato: Cronológico lineal contado en tercera persona, tiempo pasado.

Babilonia Revisited es uno de las mejores cuentos de los tantos que escribió durante su vida. El cuento está situado en el París de la tumultuosa década de los veinte. Fitzgerald retrata vívidamente la vida de los norteamericanos que iban a divertirse y a derrochar su dinero. En París se junta un grupo de intelectuales norteamericanos a quienes se les moteja como la Generación Perdida. Fitzgerald es uno de ellos.
Este cuento, al igual que Cuentos Arabes, pertenece al tipo de cuento de propósito. Pero hay una diferencia importante: en Cuentos Arabes tenemos un final feliz, mientras que en este cuento el protagonista fracasa en su intento a pesar del denodado esfuerzo que hace por conseguir su propósito.

Charlie es un americano que ha malgastado su dinero y parte de su vida en francachelas y como consecuencia de ello, pierde a su esposa. Su hija, Honoria, menor de edad aún, pasa a la custodia de la tía, Marion, hermana de su difunta esposa. Años más tarde, cuando él se recupera, física y económicamente, vuelve a París a recuperar a Honoria. Charlie enfrenta muy bien a su cuñada, quien ha llegado a odiarlo por creer que él fue el culpable de la muerte de su hermana, pero el enemigo más fuerte está dentro de él mismo, pues lo persigue el fantasma del alcohol ya que París le trae recuerdos de su perdición. Y lo que es peor, encuentra amigos de correrías de esa época.

Esta historia es algo autobiográfica, pues él fue alcohólico y tuvo algo de culpa en la enfermedad de su esposa Zelda. Sobre esa parte de su vida se tejió una leyenda que dio mucho que hablar en su tiempo. Sea como fuere, Fitzgerald teje aquí una emotiva trama basado en una experiencia propia. Charlie trata de recuperar a su hija a quien no ve por más de un año, cuando abandona (ya recuperado del alcoholismo) París para ir a trabajar a Praga. Cuando Charlie ya casi está por lograr su objetivo de conseguir a su hija, todo se echa a perder cuando un par de amigos de la época de las francachelas, se averiguan la dirección de su cuñada, y se aparecen por allí para invitarlo a cenar. En esa época, y tratándose de empedernidos bebedores y conocidos bohemios del mundillo norteamericano en esa ciudad, una cena se interpretaba como una borrachera, pues al terminar la comida seguirían las botellas de whisky. Ello causa pésima impresión en Marion sobre la recuperación de Charlie y la situación entra en crisis.

Marion se retracta y dice no a la entrega de la niña a Charlie lo que significa fracaso total. El tendrá que volver a Praga sólo, lo cual constituye un castigo muy duro para un hombre que, después de la debacle en la Bolsa el año 29, y su internamiento en un sanatorio para curarse de alcoholismo, seguido de la pérdida de su esposa, deberá continuar su vida solitaria, tomando sólo una copa de licor diaria y deberá esperar hasta el día que su cuñada quede convencida que se ha curado totalmente.

La trama al parecer es bastante simple, pero el desarrollo de la historia y hacerla interesante como para que Scribners la publique es otra cosa. La historia tiene una duración cronológica de apenas dos o tres días, desde que él llega a París, hasta el rechazo de su cuñada. Pero la historia en sí, como se ha dicho antes, viene de varios años atrás, poco antes de la caída de la bolsa en 1929. El junto con su esposa (Helen), acostumbraban recorrer los diversos bares y night clubs de París y suceden tantas cosas. Estas cosas que suceden en el pasado lejano, Fitzgerald las maneja diestramente por medio de los diálogos. Rulfo, Ribeyro y De la Cuadra, quienes también aparecen en estas páginas con cuentos de larga duración, resuelven el problema del tiempo y el espacio, de diferente manera. Este cuento es un gran ejemplo para ver como se resuelve la retrospección empleando la técnica de los diálogos. Fitzgerald era un gran dialoguista, tan bueno que trabajó en Hollywood por dos años y si no tuvo gran éxito fue más por su adicción al licor que por su incompetencia, pero eso es otra historia. Note usted como al avanzar la trama, toda la información anterior se va dando poco a poco en las diversas conversaciones del protagonista.

Finalmente, hay dos cosas más en este cuento que vale la pena mencionar. El primero de ellos es el título. Babilonia Revisited tiene un sentido metafórico que al final nos hace relacionar a París con los pecados de Babilonia ( ver Jeremias 51). En Isaías 48-2 Yaveh dice: "No hay paz para los inicuos".
Lo segundo importante de mencionar en este cuento es lo referente a la apertura. Fitzgerald empieza con una escena objetiva en la que un hombre llamado Charlie conversa con otro que parece ser alguien sin importancia, pero conforme avanza el diálogo, se va creando la atmósfera de un París pre 1929 y otra post 1929, y nos vamos enterando de quién es el tal Charlie. Una vez establecida la atmósfera, y enterarnos un poco más sobre Charlie, el autor va entrando muy sutilmente al punto de vista de Charlie, quien resulta ser el protagonista. Este cambio lo apreciamos a partir de "En realidad no lo desilusionó encontrar a París tan desierto". El autor empieza a introducirse en la mente del protagonista.

Rolando Sifuentes