Ezine de divulgación literaria

Poemas Escogidos de la
Literatura Europea

Guillaume Apollinaire: Linda Pelirroja
Kostantin Kavafis: Idus de Marzo
Johan Vermineen: Quiero ver el Mundo


     POESIA



DOS POEMAS DE
GUILLAUME APOLLINAIRE
Francia

   L I N D A    P E L I R R O J A
Heme aquí ante todos un hombre de buen sentido

Que conoce de la vida y de la muerte lo que un ser viviente

     puede conocer

Que ha probado las penas y los goces del amor

Que ha sabido imponer algunas veces sus ideas

Conocedor de varios idiomas

Y ha viajado lo suficiente

Que ha visto la guerra en la artillería y en la infantería

Herido en la cabeza trepanado bajo el cloroformo

Que ha perdido a sus mejores amigos en la espantosa lucha

Sé de lo antiguo y de lo nuevo cuando un hombre solo podría

     saber de ambos

Y sin inquietarme hoy en día por esta guerra

Entre nosotros y para nosotros amigos míos

Juzgo esta larga disputa entre la tradición y la invención

          Entre el Orden y la Aventura



Vosotros cuya boca fue hecha a imagen de la de Dios

Boca que es el orden mismo

Sed indulgentes cuando nos comparéis

Con los que fueron la perfección del orden

A nosotros que sobre todo buscamos donde fuere la aventura



No somos vuestros enemigos

Queremos daros vastos y extraños dominios

Donde el misterio en flor se ofrece a quien quiere cogerlo

Hay allí nuevos fuegos de colores nunca vistos

Mil imponderables fantasmas

A los que es preciso dar realidad

Queremos explorar la bondad comarca enorme donde todo calla

Existe también el tiempo que podemos expulsar o hacer que regrese

Piedad para nosotros los que siempre combatimos en las fronteras

De lo ilimitado y lo porvenir

Piedad para nuestros errores piedad por nuestros pecados



He aquí que llega el estío de la estación violenta

Y mi juventud ha muerto al igual que la primavera 

Oh Sol es el tiempo de la Razón ardiente

                   Y espero

Para seguirla siempre la forma noble y dulce

Que ella toma con el fin que sólo yo la ame

Ella viene y me atrae como el imán al hierro

         Tiene el encantador aspecto

         De una adorable pelirroja



Sus cabellos se diría que son de oro

Un bello relámpago que dura

O estas llamas que se pavonean

En las rosas-té que se marchitan



Pero burlaos burlaos de mí

Hombres de todas partes sobre todo los de aquí

Pues no hay tantas cosas que no me atrevo a deciros

Tantas cosas que no me dejaríais decir

Tened piedad de mí



                   [De Caligramas, 1918] 



PAISAJE

Guillaume Apollinaire

ESTE
ARBOLITO
QUE SE PREPARA
A FRUCTIFICAR

SE
TE
PA
RE
CE




TRES POEMAS DE
KOSTANTINO KAVAFIS
Grecia

     IDUS DE MARZO1

Teme, alma, las grandezas,
y si no puedes doblegar tus ambiciones,
al menos persíguelas con cautela, recelosamente,
y, a medida que avances, vuélvete precavida, conócete.

Y cuando al fin alcances tu meta, César,
cuando seas famoso,
ten especial cuidado al salir a la calle,
notorio por tu séquito y tu fama;
si por suerte algún Artemidoro, desde la muchedumbre
se acercara trayéndote una carta y te dijera:
"lee esto al instante, contiene asuntos graves
que te conciernen",
no dudes y detente, relega toda conversación y asunto,
aléjate de la gente que ante tí se postra
(los verás más tarde), que hasta el mismo senado espere,
y sin tardanza lee el mensaje que trae Artemidoro.
1911

  1. Plutarco dice (Vida de Julio César, LXV, 1-2) que Artemidoro, maestro de filosofía griega en Roma y gran amigo de César, la mañana de los Idus de Marzo, trató vanamente de advertir a César del complot que amenazaba su vida. (Nota del Traductor)


    ARTESANO DE CRATERAS

Konstantino Kavafis

En este bello vaso de pura plata
hecho para la casa de Heráclides
donde el buen gusto impera,
ves estilizadas flores, un riachuelo y tomillo;
al centro he colocado un bello adolescente
desnudo, sensual con una pierna
aún en el agua.  Memoria, te ruego
seas el mejor guía para grabar la imagen
de aquel joven que amé tal como era.
Ardua dificultad porque quince años
han pasado desde el día en que cayó,
siendo soldado, en la batalla de Magnesia.

1921




REGRESA

Konstantino Kavafis

Regresa con frecuencia y tómame,
amada sensación; regresa y tómame.
Cuando despierte el recuerdo en mi cuerpo,
y el antiguo deseo me recorra la sangre,
cuando los labios y la piel recuerden
y sienta aquellas manos que aún me tocan,
regresa con frecuencia, y tómame en la noche
cuando los labios y la piel recuerdan.

1912



QUIERO VER EL MUNDO

    Johan Verminnen

(Bélgica)

Yo quiero yo quiero yo
Yo quiero yo quiero yo
Yo quiero yo quiero yo

Quiero ver la salida del sol en Africa
Bailar capoeira en Bahía
Tomar tequila en Nuevo Méjico
Y caipiriña en Río
O con un velero ir a la isla de Pascua
Aterrizar con una avioneta en la playa
De las islas Marquesas de Brel
En vez de quedarme en casa aburrido

Quiero ver la puesta de sol en Cusco
Bailar el tango en Buenos Aires
El blues de Memphis hasta Nueva Orleans
Oh tengo tantas ganas de ver el mundo
Quiero escuchar el fado de Rodríguez
Y el busuki de Dalares
O escuchar el bandoneón de Piazzola
Cuando cae la noche

Hay un impermeable conmigo
Sentado en una terraza
Sin embargo un impermeable te hace soñar
Que es el verano

Yo quiero yo quiero yo
Yo quiero yo quiero yo
Yo quiero yo quiero yo
Yo deseo yo deseo tanto ver el mundo

Quizás los bordes de Saint-Laurent
Para que con Charlesbois en Quebec
Pueda celebrar a lo grande
Con Nougaro quiero ir a Toulouse
Para escuchar en un club de jazz el blues
O despepitarme por Michel Jonasz
Como si el Escalda fuera el Sena

Quiero ver la puesta de sol en Cusco
Bailar el tango en Buenos Aires
El blues de Memphis hasta Nueva Orleans
Oh tengo tantas ganas de ver el mundo
Quiero escuchar el fado de Rodríguez
Y el busuki de Dalares
O escuchar el bandoneón de Piazzola
Cuando cae la noche

Hay un impermeable conmigo
Sentado en una terraza
Sin embargo un impermeable te hace soñar
Que es el verano

Yo quiero quiero yo
Yo quiero quiero yo
Yo quiero quiero yo
Yo quiero quiero yo
Yo quiero quiero yo
Yo quiero quiero yo

(Texto traducido del original neerlandés)



EL CALLEJON
SIN SALIDA
DE LA ROSA

Uzeyir Lokman Cayci

(Turquía)

Los dolores invadieron tus sueños
Escucha pues al mar
Entre todo lo que ves.
Acuérdate de las regiones azules
Llenas de sol
Mientras las penas allí duermen
La mano en la mano
Las noches traerán pecados
Tus ojos beberán el cielo
No podrás soportar
El susurro de una desaparición
En el callejón sin salida de la Rosa.

Los poemas serán allí silenciosos
Las canciones te harán llorar
Los vasos se quebrarán en tus manos
No podrás pensar
Y entonces...has de saberlo
No podrás verme más
En el callejón sin salida de la Rosa.

Tradución del turco al francés por Yakup YURT
La traducción, del francés al español por el poeta y narrador LEO CASTILLO



Flecha arriba
ARRIBA