Orión - ezine de divulgación literaria

VERSO LIBRE EN POETICA MODERNA

Poemas de Jorge Luis Borges, Carlos Pellicer, Leoncio Bueno, Maia
Ejemplos de poemas realistas y simbolistas

Imagen Walt Whitman, poetaMuchos de los poemas presentados en estas páginas son considerados como versos libres. El verso libre se vino gestando desde fines del siglo 19 y comienzos del 20. Fueron los iniciadores, destacados poetas como los simbolistas franceses Arturo Rimbaud, Paul Verlaine, Laforgue, Kahn, Moreas, Maeterlinck y muchos poetas americanos. Entre estos últimos podemos citar a Rubén Darío, Carl Sandburg (quien a su vez se nutrió de Walt Whitman), Ezra Pound y principalmente Amy Lowell. Ellos rompieron con algunas de las rígidas reglas de la poética que venían desde Petrarca, Shakespeare y Quevedo. Los peruanos fueron Manuel González Prada, Rafael Egúren y César Moro, los iniciadores de esta nueva corriente modernista.
Escogemos al azar poemas de cuatro representantes de esta era moderna para graficar nuestro enfoque sobre el verso libre y sus posibles bifurcaciones en su forma y fondo:

MAIA, BORGES, PELLICER y LEONCIO BUENO

Empezamos con la experimentada escritora norteamericana, MAIA. De ella encontrarán aquí dos de sus poemas en español, pequeña representación de su vasta obra poética al servicio de la lucha social.
Ella es una aguda observadora y severa crítica de la condición humana que alza su voz como una auténtica revolucionaria de décadas pasadas, época de los poetas comprometidos, pero no es panfletaria ni propagandista de alguna ideología y no hace proclamas políticas. Ella escribe poesía pura pero con emoción social; punzante a veces, pero sin el resentimiento de los oprimidos por el status social como suele suceder a veces. Maia, hay que reconocerlo, es una profesional en el arte de escribir.
Hablando estrictamente sobre su arte poético, es importante hacer notar que ella solo escribe en inglés. Aquí presentamos versiones traducidas. Esto implica que se han perdido valores originales, como la métrica y la connotación de palabras pues el idioma de Shakespeare tiene muchos homónimos con diferente significado, y también muchos sinónimos de diverso origen, pero a cambio de esa pérdida, se ha ganado algo en musicalidad, característica de nuestro idioma.
La técnica de Maia (porque hasta el verso libre debe tener una técnica), es directa y explícita. Ella expone el tema comenzando desde el título al estilo de William Wordsworth. Esta técnica de usar el título para introducir la idea general es muy utilizada por poetas de la actualidad. Por ejemplo aquí tenemos los títulos "El Tiempo Necesario" y "Crímenes Contra la Humanidad" y en las siguientes líneas ella desarrolla sus temas con visión universal. Esta técnica de mostrar el contenido y su significado en forma directa, tiene sus detractores, ellos alegan que eso no es poesía.

REALISTAS VS FORMALISTAS

Actualmente existen dos corrientes principales en la poesía moderna: una de ellas es la que se expresa en forma directa como en el caso de Maia y Leoncio Bueno. Primero es el significado que va hacia los sentidos y trata de mostrar su verdad física y nos eleva espiritualmente. En la otra orilla, los formalistas quienes no expresan sus ideas tan abiertamente sino que usan símbolos y es más intelectual. Según ellos, la poesía no debe ser informativa ni propagandística porque eso es muy fácil de hacerlo. Ellos proponen que el lector debe hacer algún esfuerzo para interpretarlos. Un ejemplo de este tipo de poema es Mateo XXV,30 de Jorge Luis Borges. Veamos lo que dice Borges en sus primeras líneas:
	El primer puente de Constitución y a mis pies

	Fragor de trenes que tejían laberintos de hierro.

	Humo y silbidos escalaban la noche,

	Que de golpe fue el Juicio Universal. Desde el 

		invisible horizonte

	Y desde el centro de mi ser, una voz infinita

Otro buen ejemplo es el poema El Viaje de Carlos Pellicer, aquí está la primera estrofa:
	Y moví mis enérgicas piernas de caminante

	y al monte azul tendí.

	Cargué la noche entera en mi dorso de Atlante.

	Cantaron los luceros para mí.

Hermosos poemas, pero como es notorio en estos dos casos, el lector debe tener cierto grado de intelectualidad y cultura para tratar de penetrar en la idea del autor, a este tipo de poesía también se le conoce como culturalista. En el caso de Borges, el lector se pregunta al leer esas primeras líneas ¿Qué tiene que ver un versículo bíblico con el texto del poema? ¿Es un símil? Cuestión de analizar, señor. Pero leemos todo el poema y los que tenemos una inteligencia mediana, no llegamos a comprender cabalmente el mensaje del autor aunque sí admiramos sus vuelos literarios de alta categoría. Pero, no podíamos quedarnos allí, acudimos a la Biblia y buscamos "Mateo XXV, 30" para no quedar dudando por el resto de nuestra existencia. Nos enteramos que Borges se refiere a La parábola de los Talentos en la que el patrón castiga a su sirviente más inútil mandándolo a sufrir en las tinieblas. Y solo de ese modo podemos captar la metáfora del poema.
En el segundo caso de poesía formal y simbólica, Pellicer empieza a describir el viaje aludido en el título, pero, como en el caso de Borges, terminamos el poema y no llegamos a establecer de que se trata ese viaje ni que quiso decir. Sólo podemos admirar las bellas figuras literarias, imágenes y su construcción muy elaborada, y nada más. Para comprenderlo debemos profundizarnos más en lo que respecta a Méjico, su país, y en el pensamiento del autor para poder digerir algo, comprender el mensaje o lo que quiso decir Pellicer. En estos casos el autor se preocupa más de la forma que del contenido y su significado: primero está la palabra, el ritmo, las imágenes; el contenido es dejado en segundo plano. La belleza está primero.

LOS REALISTAS


Lo contrario a los formalistas (simbolistas o surrealistas) arriba mencionados, están los escritores que llaman pan al pan y vino al vino - son los seguidores de la escuela realista y directa. Ellos son explícitos en sus expresiones. Aquí está en primera fila la poesía proletaria de Leoncio Bueno. Veamos la primera estrofa de su poema Ñoqanchis, poema satírico, con alta dosis de ironía que por la década del 70 fue considerado incendiario porque levantaba a las masas:
		Nosotros somos un poco apáticos

			no nos preocupamos mucho

		Nosotros tenemos otros más responsables

			que se preocupan por nosotros

		compañeros de buena labia

		que han estudiado mucho

Y para completar el ejemplo de poetas cuyo principal objetivo es el mensaje directo, veamos parte del poema Crímenes Contra la Humanidad de Maia. Aquí sólo consignaremos las tres primeras líneas de las dos primeros estrofas de un total de siete. Es importante tener en cuenta que las estrofas 2, 4, y 6 están sangradas. Esto es importante para interpretar el poema según el objetivo de la autora:
	"Gente buena"...

 	Iglesia de puntiagudas torres, asiduos

 	feligreses de catedrales

 	

 			"Gente buena"...que nada hace

 			por los moribundos que gritan

 			para detener a esos tanques
Como puede apreciarse, estos dos últimos poemas tienen un estilo simple, son directos y no son pretenciosos; su objetivo principal es llegar a las masas y ser comprendidos. En el caso de Leoncio Bueno, él no emplea mucho las figuras literarias como la metáfora, no hay un símil; odia la puntuación (sólo en este poema). Al parecer Leoncio Bueno tuvo un objetivo muy importante: Como buen proletario, creó su verso para ser leído o recitado a multitudes y no para salones de intelectuales y diletantes del arte y mofarse de ellos; es por eso que Ñoqanchis y la mayoría de sus poemas, están exprofesamente exentos de esos refinados recursos estilísticos como los poemas de Borges o Pellicer aquí presentados.
En la primera estrofa la primera línea afirma con cierta sorna que "nosotros somos un poco apáticos" y en la segunda línea (sangrada) reafirma y da fuerza a lo que dice en esa primera línea. Aquí está el quid del asunto, el sangrado de la segunda línea es indicativo de que ésta frase debe cambiar de tonalidad al ser recitada. Se debe decir con intención y esa es la tónica general del poema. Ignorar ese sentido en la recitación convertiría a este poema en un simple panfleto, abominación de los académicos.
En el caso de Maia sucede algo parecido con sus versos - también están hechos para el gran público. Aquí hay que hacer una salvedad. Este poema al haber sido traducido del inglés ha perdido algunas características como ser las terminaciones "ing" en singing, bringing, wringing, nothing, dying...con los que la autora intentaba dar una sensación del triste tañido de campanas por los muertos. La otra característica que se ha perdido es el acento que en el inglés es muy fuerte, especialmente al acento yámbico, muy natural en el inglés que da solemnidad a la recitación.
Hecha esta salvedad analizamos este verso, también, con el oído y los cinco sentidos. Pero, aquí la diferencia no está en sopesar el poema línea por línea como en el caso de Leoncio Bueno sino estrofa por estrofa. Cuando analizámos Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, sube, baja, sube, baja, los ascensos/descensos están hechos siguiendo un orden, que está determinado por la estructura del tema. Sin ser musicólogos, notamos en esa obra las variaciones de las estaciones.
Este mismo patrón, no solo de Vivaldi, sino de muchas otras obras de arte que tienen en cuenta la armonía, y la variación, es empleado por Maia en este y otros poemas, por eso es que las estrofas de este poema están sangradas.
En la primera estrofa la autora nos muestra a la buena gente, pero en la segunda, el tono sube pues esa buena gente nada hace por remediar la situación de los oprimidos. Y así sucesivamente va progresando su denuncia hasta llegar a la conclusión final en la última estrofa: "la buena gente nada hace mientras los buenos mueren."
Algo desesperanzador tal vez, pero es así como ella ve al mundo y es sincera en sus apreciaciones.